Monthly Archives: June 2016

Reglamento del RFC para público en general

Las personas morales que se dediquen a ofrecer productos o servicios algunas ocasiones se verán obligadas a generar facturación electrónica. Esto quiere decir que tendrán que hacer uso del RFC para público en general.

Este mecanismo del RFC funciona para las personas físicas que aún no han sido inscritas en el Servicio de Administración Tributaria. Los periodos en el que las facturas podrán ser creadas variará en función del régimen de la empresa, pudiendo ser al día, por semana o bien por mes.

Hay que recordar que los comprobantes de las operaciones realizadas en un tiempo determinado, son fundamentales para poder elaborar el reporte del Registro Federal de Contribuyentes y así saber el monto exacto que se debe pagar a las autoridades.

Si no existiera ese tipo de recaudaciones, la mayoría de los programas públicos no funcionarían como se tiene previsto.

Casos en los que se puede aplicar RFC para el público en general

sat

– Notas o facturas impresas en original y copia. Es importante que el comprobante tenga impreso el número de folio en forma consecutiva. De no ser así, las autoridades no podrán calcular el RFC. Obviamente la copia fotostática quedará en poder del cliente, en tanto que el original servirá para que el dueño de la empresa lo entregue a su contador.

– Cuando la compañía en cuestión entre en un proceso de auditoría. En el caso de este tipo de reportes, se verificará que el total de los ingresos diarios esté correctamente colocado. Asimismo, dichas actas tendrán que venir firmadas por el responsable del departamento de contabilidad de la compañía.*

* Si éste no existiera, la firma deberá ser del socio mayoritario.

¿Hay máquinas especializadas en la emisión del RFC para público en general?

Cabe señalar que el RFC con homoclave que se utiliza para registrar operaciones financieras de manera colectiva, siempre es el mismo. Lo que cambia es el equipo físico/electrónico que se utiliza para hacer deducciones.

En este caso, las autoridades fiscales han determinado ciertos parámetros que deben ser cumplidos para poder dar estas operaciones como válidas.

– Antes que nada la organización debe contar con un equipo que sea capaz de almacenar en su memoria las operaciones diarias. De igual forma, debe ser capaz de prestar el dinero que será enviado al SAT por concepto de “impuestos”.

– Ya que estamos hablando de los responsables de la creación y distribución delRFC, debemos decir que éstos tendrán que recibir una clave de acceso al sistema para así monitorear los movimientos que se hagan.

– Que la maquinaria tenga los programas requeridos para ajustar el balance general de la empresa al final del día. Es decir, que cuando se termine la jornada laboral, queden asentados los activos y pasivos con los que cuenta la organización.

Los comprobantes globales deberán ir correctamente desglosados. En otras palabras, se colocará primeramente la cantidad total cobrada y después el porcentaje del Impuesto al Valor Agregado que tendrá que pagar el contribuyente.

Si tienes más dudas y preguntas acerca de cómo puedes obtener tu RFC, no dudes en comunicarte con los asesores del Servicio de Administración Tributaria de tu localidad o si lo prefieres también puedes hacerlo a través de Internet usando la aplicación de chat.